lunes, 21 de julio de 2014

Código de Buenas Prácticas

Este código fue desarrollado gracias al trabajo colaborativo entre las asociaciones de artistas chilenas ACA, SOECH y APECH y la asociación de artistas visuales de Cataluña AAVC.
La redacción del código fue el resultado de los años de trabajo 2010 y 2011, con la realización de mesas de discusión e invitados españoles de la AAVC creadores del Código de Buenas Prácticas Profesionales en las Artes Visuales de España. Contamos con el apoyo del  Centro Cultural de España, la Universidad Diego Portales, Consejo de la Cultura y las Artes entre otros en el desarrollo de esta iniciativa.
El Código de Buenas prácticas quiere ser una herramienta para afrontar las situaciones, normalizar y mejorar las relaciones profesionales entre los artistas visuales, los historiadores y teóricos del  arte y los agentes que intervienen en el sector.
Este código recoge una serie de documentos que proponen un nuevo marco de relaciones entre los sectores implicados.  Va dirigido a los artistas, historiadores/as del arte,  teóricos/as del arte y a los mediadores, ya sea público o privado, con o sin ánimo de lucro. El galerista, representante  o coleccionista, el director de una sala de exposiciones, centro de arte, fundación o museo de arte, el organizador de festivales, premios o bienales.
Este código está en su totalidad contenido por la ley de propiedad intelectual chilena ley  Nº 17.336. Y Visibiliza los aspectos de esta ley que implican directamente a los creadores y mediadores de las artes visuales. Es importante enfatizar que esta publicación no consiste en unas reivindicaciones unilaterales, sino que forman el núcleo de un pacto sectorial,  una nueva manera de relacionarse basada en las buenas prácticas profesionales.

El contenido de este manual puede resumirse en tres premisas que concentran en sí mismas, el buen trato profesional:

  • La remuneración del artista, teórico, historiador del arte por el trabajo o los servicios prestados.
  • El respeto de sus derechos de autor.
  • Y el uso normalizado del contrato por escrito.

 

Por otro lado encontraremos que este código se compone de cuatro partes.

  1. El primero  y más corto es el Decálogo de buenas prácticas profesionales en las artes visuales.
  2. El segundo es el Código de relaciones entre el artista y el espacio de difusión de arte contemporáneo (museo, centro de arte, centro cultural, galería no comercial).
  3. El tercero es el Código de relaciones entre el artista y la galería de arte (comercial).
  4. Y por último la Guía de Contratación del artista visual, del historiador de arte, del curador y teórico del arte. En este capítulo encontraremos una serie de modelos contractuales que servirán de pauta,  modelos de contratos para algunas de las posibles situaciones, pudiendo ser adaptadas, evidentemente a cada circunstancia. Para facilitar la comprensión de los citados contratos, en cada uno de ellos se encuentra una serie de comentarios. Este capítulo tiene por objeto proporcionar a los artistas, historiadores y teóricos del arte las pautas o principios generales de contratación que se deben conocer para poder establecer, con un mínimo de seguridad jurídica, sus relaciones con los distintos agentes culturales interesados en su obra.

Además se encontrarán modelos de autorizaciones para publicación de imágenes en internet o publicaciones papel, sean libros catálogos y otros.

Pronto disponible gratuitamente por medio de las asociaciones de Artes Visuales en Chile 

ISBN: 978-956-9520-00-6
Publicar un comentario